¡El salario no es ganancia!

[responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Female» buttontext=»Presiona para escuchar»]

Al cierre de esta edición, Diputados aprobaba la media sanción a la derogación del impuesto a las “ganancias” aplicado a trabajadores en relación de dependencia y profesionales independientes. Junto con las exenciones de IVA a trabajadores en productos de la canasta alimentaria y la propuesta de aumentar los impuestos de grandes grupos económicos, se desató la discusión de una reforma impositiva más progresiva. Que pague más quien más tiene.

La derogación del impuesto al salario

La derogación del mal llamado impuesto a las “ganancias” de trabajadores es un reclamo de más de una década que se basa en un principio básico: el salario no es ganancia, es remuneración por el trabajo realizado.

La votación tuvo 135 votos afirmativos y 103 en contra. A favor reunió los votos de Unión por la Patria, el FIT, diputados provinciales y también La Libertad Avanza. Juntos por el Cambio primero había canchereado con que el proyecto no sería enviado al Congreso. “Mandá la ley que la votamos”, había dicho Cristian Ritondo. Pero terminaron votando en contra.

Lo que quedó de relieve es que Juntos por el Cambio vota en contra de ponerle impuestos a los ricos –como el impuesto extraordinario a la riqueza– y en contra de quitarle impuestos a los trabajadores. Eso sí, cuando gobernaron le dieron beneficios fiscales a las mineras. En definitiva, siempre proponen un déficit 0 en base a ajustar al pueblo y manteniendo los privilegios a monopolios y terratenientes.

Por parte del gobierno, la batería de medidas que busca promover el consumo popular (ver recuadro) viene acompañada con un debate en el presupuesto 2024 sobre las exenciones impositivas que benefician a grandes grupos económicos. ¡Ya era hora!

Presupuesto 2023

Junto con la presentación del Presupuesto, el gobierno adjuntó para debatir una separata enumerando las exenciones a monopolios –y también algunos casos de altos ingresos como jueces– sumando alrededor del 4,7% del PBI. El déficit fiscal del estado nacional actualmente ronda el 2% del PBI. Se suma la propuesta de poner un piso del 15% de impuestos a las “multinacionales”, lo que representaría algo más del 0,5% del PBI. Sumando impuestos y quitando exenciones, Massa pretende lograr un superávit primario del 1%.

En la lista de exenciones impositivas a discutir se encuentran los magistrados de los poderes judiciales nacional y provinciales (0,16% del PBI), ganancias de asociaciones civiles, fundaciones, mutuales y cooperativas (0,11%) y alícuotas reducidas de IVA (0,62%). También el régimen de promoción económica para la provincia de Tierra del Fuego (0,33%), cuya eliminación implicaría una grave crisis en la isla. Además aparecen el no cobro de Bienes Personales (0,48% del PBI) de inmuebles rurales en el país y en el exterior. En definitiva, hay exenciones que es justo eliminar pero no necesariamente todas. Massa pretende reducirlas en un 33%.

Impuesto a monopolios

Una iniciativa destacada es que las grandes empresas con filiales en varios países tengan un piso del impuesto del 15% sobre el resultado contable de dichas empresas (ingresos menos egresos). Actualmente tributan menos del 3% gracias a las diversas maniobras contables, posibles dado que el actual impuesto a las ganancias se contabiliza sobre el resultado fiscal (que incluye impuestos y exenciones).

La iniciativa es parte del acuerdo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), del cual formaron parte unos 137 países. En cualquier caso, la medida apunta contra la evasión fiscal de los grandes grupos. Todo lo que sea limitar las superganancias de monopolios, terratenientes y bancos puede aportar al bolsillo popular.

Presentes en el debate sobre el impuesto al salario.

Últimas medidas

Principales medidas del gobierno para promover el consumo popular:

  • Eliminación del impuesto al salario. (Proponiendo un impuesto a altos ingresos para gerentes y altos cargos estatales que cobran más de 15 salarios mínimos.)
  • Reintegro del IVA a productos de la canasta alimentaria para trabajadores hasta 708 mil pesos de salario bruto, con tope hasta 18.800 pesos.
  • Bono de 60 mil pesos por única vez en dos cuotas (aunque ya se lo cobraron los formadores de precios con sus remarcaciones).
  • Créditos de 400 mil pesos para jubilados, asalariados y monotributistas.

Publicación original: https://cr-alfrente.org/el-salario-no-es-ganancia/